Capítulo 3

…En el último momento, decido no envenenar la tortilla. Quién sabe si este troll puede sernos útil…

Tras devorar con ansia la tortilla, el troll me sonríe en agradecimiento y se transforma en aquella adorable peluquera que conocí tiempo atrás. Y como en su día, nos vuelve a ayudar. Nos esconde en una escotilla justo antes de que entren los malos. Oímos como su cuerpo sin vida cae sobre la trampilla cuando la apuñalan los malos, tratando de mantenernos ocultos incluso muerta.
_____________________________________________
Al amanecer, nos atrevemos a volver al sendero. Los malos solo son valientes de noche. Seguimos caminando hasta llegar a la confluencia de los ríos Nord y Lerk y, de repente, de entre la maleza, sale gritando una mujer con un hacha y nos exige detenernos: -“Identificaos y decidme cuáles son vuestras intenciones”
A la mierda, quítate de en medio y déjanos seguir.
-“¿Quién te crees que eres para eludir mis órdenes?”
Ya estoy harto de problemas .
-“Si supieses quien soy y lo que te conviene mantendrías esa bocaza cerrada”.
Fernando me tira de la manga “tío, tío, es el Bandido Cucaracha del periódico”.
PD: Busca la historia del Bandido Cucaracha y comenta en ella disimuladamente y sin sentido con el sobrenombre de camdem.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s